agencia-tributaria

La Agencia Tributaria ha vuelto a detectar otro fraude en la importación de autocaravanas, procedentes en su mayoría de Alemania, que perjudica enormemente la imagen al Sector del Caravaning y que traerá problemas a algunos comerciantes y a los compradores que, sabiéndolo o sin saberlo, adquieran estos vehículos importados de forma fraudulenta.

En esta ocasión el “modus operandi” se realiza mediante algunas “seudo empresas” o, incluso particulares, que realizan la importación de la autocaravana mediante diversas fórmulas fraudulentas, entre otras, SIMULANDO UN CAMBIO DE RESIDENCIA, para eludir el pago de impuestos y vulnerar la legislación vigente en aspectos técnicos. En apariencia todo parece estar bien, pero el comprador se puede encontrar con un grave problema con el devenir del tiempo, mientras existe un enriquecimiento ilícito por parte de los que ofrecen estos servicios y productos al margen de la ley.

 

De esta forma, ELUDEN EL PAGO DE IMPUESTOS de forma fraudulenta y, por otro lado, ELUDEN TRABAS TÉCNICAS, ya que muchos de estos vehículos, por su antigüedad, no disponen siquiera de homologación europea y no podrían matricularse en España si la importación se hiciera por los cauces legales.

La Agencia Tributaria y el Ministerio de Industria han constatado un determinado número de fichas técnicas y transferencias realizadas en fraude de Ley, y tienen ya IDENTIFICADAS LAS PROVINCIAS Y LAS ITV EN LAS QUE SE PRODUCEN.

Desde ASEICAR, al igual que en anteriores precedentes, queremos hacer un llamamiento de atención para que se tenga ESPECIAL PRECAUCIÓN  a la hora de comprar una autocaravana de ocasión que haya podido ser importada (da igual últimos modelos que más antiguos) con posibles fórmulas delictivas. Hoy en día el mercado en toda Europa es similar en precios por lo que se debe tener mucho cuidado de los “chollos” aparentes, ya que, como dice el refrán  “nadie da duros a cuatro pesetas”.

Los usuarios finales de estas autocaravanas no podrán eludir su responsabilidad echndo la culpa a quién le ha vendido o tramitado el vehículo; siendo ellos los responsables finales de estos desaprensivos.

Este otro tipo de fraude más en nuestro sector del caravaning que, unido al de las importaciones con facturas falseadas de precio que la Agencia tributaria lleva investigando desde el año pasado, no beneficia en nada al sector de la autocaravana, tanto a empresarios como a usuarios.

Fuente de la noticia original: aseicar

Categoría: Caravaning